Patrimonio

La cuarta ciudad más grande de Francia cuenta con una ubicación perfecta para el inicio de las etapas pirenaicas, escenario en ocasiones de impresionantes gestas de los escaladores. En 1952, Raphaël Géminiani se alzaba victorioso en Bagnères-de-Bigorre y, en 1964, ganaba Raymond Poulidor, que asestaba un buen golpe en Luchon en su batalla con Jacques Anquetil por la general.

La estación termal pirenaica ha asistido a seis llegadas del Tour de Francia. La de 1963 favoreció a Jacques Anquetil en su conquista de su cuarto título. Cincuenta años más tarde, Dan Martin se medía al esprint con Jakob Fuglsang, el único capaz de seguirle en la bajada a la ciudad después de coronar La Hourquette d’Ancizan. El irlandés ponía así el broche de oro a un magnífico 2013 tras sus victorias en la Volta a Cataluña y la Lieja-Bastogne-Lieja.

Síguenos

Recibe información exclusiva del Tour de France

By browsing this site, you accept the use of Cookies in order to offer to you an advertising tailored to your interests, and to perform traffic statistics.

To find out more