Comentario de Christian Prudhomme

En la última etapa, las emociones estarán a flor de piel. La mesura del principio dará paso a las celebraciones, las felicitaciones e incluso algún que otro sorbo de champán. Sin olvidar el placer de volver a disfrutar de París y su región a vista de pájaro. Los escalofríos llegan cuando, en los Campos Elíseos, se procede a la entrega del ramo de flores más codiciado por todo velocista que se precie. Salvo sorpresas, claro está.

Síguenos

Recibe información exclusiva del Tour de France

By browsing this site, you accept the use of Cookies in order to offer to you an advertising tailored to your interests, and to perform traffic statistics.

To find out more