D-100: EL PAÍS VASCO SE VISTE DE AMARILLO

Para su 110ª edición, la salida del Tour de Francia se dará por segunda vez desde España y concretamente desde el País Vasco. Para celebrar los últimos cien días antes de la salida de la primera etapa en Bilbao, las ciudades que recibirán al pelotón a principios de julio se han puesto las pilas... ¡el amarillo está por todas partes!
El escenario está ya preparado en Donostia-San Sebastián, que ya acogió el Tour en 1992, en Vitoria-Gasteiz y en Bilbao, donde el Athletic ha transformado el estadio de San Mamés para dar la bienvenida al Tour.

COMIENZA LA CUENTA ATRÁS
Las fiestas en el País Vasco suelen empezar y terminar con música. Para dar el pistoletazo de salida a los festejos que anuncian los 100 días previos a la primera etapa, se instaló un escenario de conciertos frente al ayuntamiento de Bilbao. Para asistir al espectáculo protagonizado por el trío Kalakan y el coro de Bilbao, que revisitaron algunas piezas de música tradicional, los invitados se anudaron al cuello un "zapi horia", el pañuelo vasco del que se ha sacado una versión amarilla para la ocasión. Christian Prudhomme y el alcalde de la villa, Juan Mari Aburto, lanzaron oficialmente la cuenta atrás, que durante más de tres meses será un punto de encuentro para aficionados y curiosos. En ese mismo momento se puso también en marcha la iluminación del ayuntamiento, que cada noche lucirá con ese color dedicado al Tour. A continuación, el coche rojo de la dirección inició su recorrido por el País Vasco, desfilando por la localidad, acompañado de momento por un pequeño pelotón de representantes políticos y medios de comunicación… a la espera de los campeones.

EN BILBAO, EL ENCUENTRO DE LOS GIGANTES
El club de fútbol más antiguo de España juega con una camiseta rojiblanca. Excepcionalmente, el Athletic de Bilbao se vistió de amarillo, y más concretamente el estadio de San Mamés, la catedral del equipo desde 1913, remodelado en 2013. El club, fundado en 1898, celebra su 125º aniversario el mismo año en que el Tour de Francia cumple 120 años y ha sido invitado a la ciudad para la Grand Départ de su 110ª edición. La celebración conjunta de estos dos aniversarios bien merecía una iluminación, que se encendió en el mismo lugar donde se colocará la línea de salida el próximo 1 de julio. Durante la ceremonia, Christian Prudhomme recibió una camiseta con los colores del Athletic de manos del presidente Jon Uriarte, acompañado por los capitanes de sus dos equipos estrella, Garazi Murua del femenino e Iker Muniain del masculino. A cambio, el club recibió un Maillot Amarillo, que sin duda ocupará un lugar de honor en las zonas expositivas del estadio de San Mamés.

Welcome to Basque Country

REENCUENTRO EN SAN SEBASTIÁN  
Para los aficionados al ciclismo y al Tour, el nombre de San Sebastián trae al recuerdo la Clásica donostiarra, que se celebra allí todos los años, pero también la Grand Départ del Tour de Francia de 1992, en la que Miguel Indurain fue el protagonista, como defensor del título y ganador del prólogo que se disputó en la ciudad. El recuerdo de aquel paso del Tour por el País Vasco hace 31 años aún sigue vivo, como recordó Christian Prudhomme al detallar el desarrollo de este regreso a Donosti que tendrá lugar para el pelotón el día de la llegada de la segunda etapa, el 2 de julio: "El público vasco es uno de los mejores públicos del mundo, es el Maillot Amarillo de los espectadores. Se da la circunstancia de que todos los años, desde 1992, los dirigentes vascos nos escriben para que vuelva el Tour. Y lo que nos interesa son las carreteras y las pendientes, pero sobre todo la pasión. Será una fiesta excepcional". Mientras tanto, como todas las ciudades que participan en la Grand Départ, San Sebastián empezó desde ayer a colorear de amarillo su vida nocturna, gracias a la iluminación de su ayuntamiento y otros edificios.

Y VITORIA-GASTEIZ HACE EL SHOW
La palabra vasca de bienvenida al Tour, el "Ongi eTourRi" se está convirtiendo en un clásico en toda la región, y naturalmente en su capital administrativa, que en 1977 fue el escenario de la única victoria de un corredor vasco, José Nazabal, en una etapa del Tour de Francia disputada en casa. Desde entonces, Vitoria-Gasteiz ha seguido desarrollando sus dotes para el espectáculo y se ha convertido en una ciudad experta en espectáculos de luz y sonido proyectados sobre las fachadas de la Plaza de la Virgen Blanca. Por ejemplo, allí se celebran los éxitos del equipo de baloncesto Saski Baskonia, ganador de la Copa de Europa de 1996 y tetracampeón de España. Pero esta vez se ha adaptado la animación a los colores del Tour de Francia, tras una jornada dedicada a paseos, juegos e iniciación al ciclismo.

colonne droite  - fantasy es
Club ES
app_es