El Tour de Francia, todo un monumento del ciclismo, se compromete con la movilidad en bicicleta. Su deseo es generar un impacto positivo inspirando a todas las personas que puedan a incorporar la bicicleta en su vida cotidiana.

Hablamos de mucha gente: el 60 % de los desplazamientos en Francia son de menos de 5 km, pero solamente un 4 % de los trayectos se hacen en bicicleta. Más allá de esta misión tan importante, el Tour se compromete con una organización de la prueba más ecorresponsable cada año.